Nick Denton busca conversaciones de calidad, lo que no ocurre en Twitter ni Facebook

Feverbee, un bloguero que comparte tips de Community Management, dice que Facebook y Twitter no son buenos para crear comunidades. Twitter tiene la desventaja de que los usuarios, cuando conversan con una cuenta, no pueden leerse mutuamente (a menos que hagan una búsqueda, claro, o que la cuenta los RT). Quizás lo más parecido a comunidades serían los hashtag, pero no son lo más común.

Facebook, por otro lado, tampoco resulta porque tenemos demasiados contactos y, ya que los miembros de la comunidad no son con los que necesariamente tenemos más conexiones, los algoritmos tienden a dejarlos aparte y terminan desapareciendo de nuestro stream.

Por eso, dice Feverbee, lo mejor son los foros. Los clásicos foros.

Y si no, entonces los blogs.

Ahora leo a Nick Denton y creo que tienen razón. El creador de Gawker dice a GigaOm:

“It’s not really a dialogue at all. It’s just a bunch of people shouting at each other. Twitter feels like that. There’s a bunch of people throwing one liners at each other.”

Y compara Twitter con la noción tradicional que tenemos de los comentarios:

“Twitter has really become a repository for the bitterness and toxicity that used to be the defining feature of Internet comments”.

En el caso de Facebook, se ha puesto peor desde que se abrieron las suscripciones.

¿Cómo promover un espacio de comentarios de calidad? Existen técnicas (ver lo que ha hecho el Huffington Post, por ejemplo, con las medallas o el Washington Post combatiendo a los trolls) que permiten mejorarlo, pero ninguna tecnología ha sido capaz de garantizarla.

Proyecto: Open Government Blog

Se acaba de lanzar un proyecto en el que llevo un par de meses trabajando: Open Government Partnership Blog.

Este es mi primer trabajo a nivel internacional. Empecé asistiendo a Paulina Ibarra (pueden ver su increíble experiencia en el enlace a su perfil en LinkedIn, imagínense todo lo que me enseñó) en la estrategia y terminé como responsable de su diseño y desarrollo.

El diseño estuvo a cargo de Carla Escobedo (Monrix) y el desarrollo de Deryck Oñate. Los dos son muy talentosos, así que los recomiendo al 100%.