Contra el concepto de viral

De “Spreadable Media: Creating Value and Meaning in a Networked Culture“:

  • Inseguros de cómo capturar la atención de las audiencias, los expertos en márketing y los distribuidores rezan para que el material “se viralice”.
  • Hay una proposición implícita y a veces explícita de que la propagación de ideas y mensajes puede ocurrir sin el consentimiento de los usuarios e incluso a pesar de su resistencia consciente. Así, las personas serían engañadas para distribuir una agenda oculta cuando comparten contenido atractivo.
  • Versiones simplificadas de la discusión sobre los “memes” y los “virus mediales” le han dado a la industria de medios una falsa sensación de seguridad justo cuando la antigua economía de la atención ha permanecido mutando.
  • Esos términos prometen un modelo pseudocientífico de comportamiento de las audiencias. La manera como se usan esas palabras han mistificado la manera como el material es compartido, llevando a los profesionales de las comunicaciones a la quijotesca tarea de crear “contenido viral”.
  • Si las empresas siguen pensando que pueden crear textos mediales que le hacen algo a las audiencias (infectarlas) más que para que las audiencias hagan algo con ellos (propagarla), se estarán engañando a sí mismas al creer que controlan a las personas.