Flat vs Realism: La batalla del 2013 en un interactivo

Captura de pantalla 2014-01-07 a la(s) 7.22.05

Es cierto. El año pasado en la web se llevó a cabo una verdadera “batalla” entre el diseño realista (realismo) y el flat (plano). Hasta entonces el realismo había sido hegemónico, sobre todo en el mundo Apple, donde dominaba el skeumorfismo. Sin embargo, se podría decir que la aparición de Windows 8 y el Metro Style con su tipografía delgada y colores planos marcó un antes y después, lo que finalizó con Apple sumándose a la tendencia.

Captura de pantalla 2014-01-07 a la(s) 7.30.09

En octubre del año pasado el Nielsen Norman Group, una de las empresas más influyentes sobre usabilidad, publicó un informe sobre el flat design en el que tomó una postura crítica. Junto con esto otros expertos criticaron la hegemonía de lo flat, en donde se pierden los detalles y, por ejemplo, los botones pasan a tener sólo dos dimensiones.

Captura de pantalla 2014-01-07 a la(s) 7.31.00

La agencia inTacto creó un interactivo en HTML5 y guiado por el scroll sobre la lucha entre ambas tendencias. En flatvsrealism.com no sólo puedes revisar la historia (de donde tomé las imágenes de este post) sino que también elegir a uno de los dos y luchar.

Captura de pantalla 2014-01-07 a la(s) 7.46.36

Sería bueno aplicar esta misma idea a otras batallas que hoy existen en la web, como los favorables al scrolling versus aquellos que intentan evitarlo.

La “fórmula Netflix” de las recomendaciones

Recomiendo leer el artículo “How Netflix Reverse Engineered Hollywood“, probablemente lo más interesante, inspirador y profundo que he leído en mucho tiempo. Y que, además, se trata de Netflix.

Allí, el periodista Alexis Madrigal utiliza la ingeniería inversa para determinar cómo funcionan las recomendaciones de Netflix. Complementado con una entrevista a Todd Yellin, el hombre que creó el sistema, el artículo no sólo explica cómo funciona el algoritmo sino que también habla de una filosofía sobre cómo se deben pensar los productos digitales hoy en día.

tod yellin
Tod Yellin, VP of Product de Netflix

¿Cómo se crean categorías como “Documentales emocionales de luchas contra el sistema” u “Obras de períodos sobre la realeza basados en hechos reales”?  Se trata de más de 76.000 géneros personalizados de películas.

Parte de la fórmula se encuentra en un documento llamado “Netflix Quantum Theory” ya que uno de sus elementos principales consiste en el uso de “quantas” o “microetiquetas”. Algunos ingredientes de la mezcla son:

  • Se clasifican a través de etiquetas no sólo utilizando categorías clásicas (drama, acción, humor, etc) sino que considerando elementos como las locaciones, tipo de final e incluso la categoría moral de los personajes.
  • Existe un equipo encargado de las etiquetas. El equipo utiliza un manual de 36 páginas.
  • Se utilizan valores escalares, no absolutos. Es decir, una película no sólo es etiquetada como “romántica” sino que se identifica su nivel de romanticismo de 1 a 5.
  • Algunas categorías no corresponden a etiquetas directas, sino que a un conjunto de ellas. Por ejeemplo, “feel good” se forma a través de muchos elementos, siendo el final feliz el más importante.
  • Los nombres de las categorías personalizadas nunca considera más de 5 adjetivos o elementos.

El artículo menciona la semejanza de este algoritmo con el de los NewsFeed de Facebook, los cuales buscan mostrarte contenido que probablemente te gustará o disfrutarás. Sin embargo, existe también otro parecido: el algoritmo se complejiza a tal punto que muchas veces arroja resultados “fantasma”, incomprensible para incluso sus autores. Esto se encuentra descrito en el libro The Filter Bubble como un elemento peligroso, ya que se vulnera nuestro derecho a conocer de qué forma los servicios nos filtran la realidad. En el caso de Netflix el autor pone el ejemplo con Raymond Burr, un actor de los años 50 que en las recomendaciones aparece encima de otros aparentemente más populares como Bruce Willis o Meryl Streep.

“Mientras más complejidad le agregas al mundo de una máquina, aumentas la serendipia. Estos fantasmas en la máquina son producto de la complejidad. A veces lo  llamamos error y a veces característica”, explica Yellin.

Netflix y las noticias

Mi conclusión es simple: ¿Por qué Tod Yellin no compra un diario? Podría seguir los pasos de Jeff Bezos. Ojalá que alguien supiera hacer las noticias y el periodismo un producto adictivo, social y usable como lo ha hecho Netflix con las películas o Spotify con la música.

Los periodistas todavía le tememos a los algoritmos, pensándolos como máquinas automáticas sin considerar el elemento humano. Sin embargo, el producto de recomendaciones de Netflix recoge lo mejor de ambas inteligencias.

“La inquietante y notable conclusión es que cuando las empresas combinan inteligencia humana con inteligencia artificial pasan cosas que no podemos entender” dice Alexis Madrigal en su artículo.

¿De dónde vienen los crucigramas? Necesitamos nuevos crucigramas

En The Economist aseguran que el crucigrama moderno fue inventado por Arthur Wynne, un violinista que se transformó en periodista, en 1913. La primera versión apareció en la versión dominical de New York World y, a diferencia de los que conocemos hoy, tenía forma de diamante.

crosswords

En los años 20 causaron furor en las versiones impresas de Estados Unidos, al punto de que el Times de Londres tituló “Una América esclavizada”, y finalmente la idea fue adoptada en Europa en los años 30.

Así como los crucigramas, estoy seguro de que el horóscopo, el tiempo y otros “widgets” en los diarios aportaron con un número fantasma de ventas y suscripciones. ¿Cuáles serán los equivalentes al crucigrama de las versiones digitales de los medios?

En "Pop Station" de La Cuarta se puede jugar Street Fighter y Pacman, entre otros.
En “Pop Station” de La Cuarta se puede jugar Street Fighter y Pacman, entre otros.

Las quejas contra los diarios hace 50 años

newsweek

En 1965 Newsweek publicó el artículo “¿Qué está mal con los diarios?”. Lo curioso es que muchos de los reparos son los que podemos encontrar hasta el día de hoy, asociados con tecnología, malos pagos a los periodistas y la poca preocupación por las utilidades.

Me llamó la atención y me dio un poco de risa que alguien dijera que en el futuro los diarios “van a ser transmitidos por la televisión y después impresos en el mismo set”.

Lee el atículo completo en el blog de Jim Romenesko.

Muchas veces pensamos que la crisis que enfrentan hoy los diarios son algo nuevo, pero, en realidad, ha ocurrido en otras oportunidades. Me acordé de un post en el que, en resumidas palabras, el autor se preguntaba por qué esperamos tener un modelo online en 10 años (incluso lo enlacé en Chaopapel).