Presentación: ¿Es contagiosa la felicidad on line?

También puedes leer el estudio completo en formato PDF.
Por otro lado, recomiendo 100% este artículo de NJL. A raíz del cambio de Facebook de los “compartir” por “me gusta” realizan todo un análisis de cómo afecta lo emocional en la “compartibilidad” de las noticias y sus posibles consecuencias para las publicaciones.
Via: Nuestro colega Andrés Escobar.

Leer las noticias en el trabajo y sus consecuencias

Antes, cuando la gente leía diarios impresos, escuchaba radio o veía televisión, la gente lo hacía en sus casas o en el trayecto de su casa a la oficina. Hoy día, en cambio, la gente que lee noticias en línea lo hace en su mayoría desde el trabajo.

El estudio de Pablo Boczkowski se trata justamente de analizar las consecuencias de lo anterior. Aquí un video subido por Nieman Journalism Lab.

Pablo Boczkowski, Northwestern University, on online news consumption in the workplace from Nieman Journalism Lab on Vimeo.

Entre sus conclusiones se encuentran:

  • Leer las noticias desde el trabajo modifica las noticias, la clase de noticias que leemos, la gente con la cual conversamos sobre la actualidad.
  • La lectura de cada medio se hace de manera rutinaria, visitando el home y luego haciendo click en pocas noticias. Las visitas se concentran en temas más específicos. Las conversaciones, dice el profesor, pasan a ser del tipo “Oh, hay un incendio en tal lugar, oh, ¿viste los resultados de tal encuesta de tal tipo de competencia?”. “La gente entra, está unos 15 a 20 segundos, quizás un minuto -a lo mejor miran el primer párrafo de la noticia, y después dejan el sitio”.
  • Es sabido, dice, que de lo que conversamos explica en parte la clase de noticias que leemos. En las oficinas no se tiende a hablar mucho de temas como la política o cualquier otro que pueda generar conflicto. Esto motiva mayor atención en la sección de deportes o espectáculos, por ejemplo.
  • La gente que lee las noticias en la oficina tienda a vincular el concepto de leer noticias con el trabajo, por lo que son menos proclives a leer noticias los fines de semana.

Sobre este tema y otros más trata el libro News at Work: Imitation in an Age of Information Abundance. No lo he leído pero, al menos por lo que cuentan en el post que comenté de NJL, imagino que debe valer la pena.

Otro que se rinde: El acuerdo de Associated Press con Google

Después de haber probado con la política de cobrar US$12.5 por cinco palabras y subirle el precio a las “breaking news”, finalmente Associated Press, la agencia internacional de noticias, se asocia con Google. A partir de ahora la empresa que empezó como motor de búsqueda podrá incluir las noticias de AP en su sistema de lector de noticias Google News.

El tema resulta revelador si se consideran las palabras del CEO de AP hace menos de un año en el que miraba a los agregadores como antagonistas:

Crowd-sourcing Web services such as Wikipedia, YouTube and Facebook have become preferred customer destinations for breaking news, displacing Web sites of traditional news publishers. We content creators must quickly and decisively act to take back control of our content.

La noticia fue difundida por el blog de Google News.

Un punto interesante es que la AP asegura que “AP y Google también trabajarán juntos en algunas áreas, como maneras de mejorar el descubrimiento y la distribución de las noticias”.

Ante las acusaciones de los diarios (y sobre todo de Rupert Murdoch de NewsCorp.) hasta hace algunos meses de ser uno de los culpables de la crisis de los diarios, Google ha llevado a cabo diferentes proyectos para “salvar” a los medios, como FastFlip.