Un mundo de realidad aumentada en la arquitectura

La tesis de Greg Tran: las posibilidades de la realidad aumentada en la arquitectura. Hasta ahora se puede modelar en 3D pero, en realidad, estamos simulando las tres dimensiones en pantallas de 2.

¿Y si fuéramos más allá? ¿Y si pudiéramos habitar un mundo de realidad aumentada, de “3D digital”?

Mediating Mediums – The Digital 3d [Short Version] from Greg Tran on Vimeo.

Las posibilidades para los medios son tantas que ni siquiera puedo enumerarlas. Desde hacer vivir en vivo las noticias a las audiencias (trasladarlas al lugar de la noticia) hasta revivir los hechos noticiosos del día. O si se es más radical: permitiéndoles asistir al Combate Naval de Iquique.

Vía TNW.

Todo será social: Pagos y face recognition

Después de leer alrededor de 500 artículos para ponerme al día, hubo dos aplicaciones (sitios, servicios, redes) que me llamaron especialmente la atención y que está en línea con la idea de “cuando hasta mi refrigerador sea social“.

1. Viewdle: Reconocimiento facial y todo lo que eso significa

Imagina que estás en una fiesta y conoces a muy poca gente o a nadie. De pronto sacas tu celular y, con sólo apuntar las caras de las personas, puedes ver sus últimas actualizaciones en Facebook y Twitter, las canciones que ha escuchado en Last.fm, los programas de televisión y películas que ha visto en Miso o los libros que ha leído en GoodReads.

Esa es la propuesta de Viewdle, que comenzó como un software de reconocimiento de fotos para poder taguearlas automáticamente antes de ser subidas a Facebook, por ejemplo, pero que con el correr del tiempo fueron advirtiendo el potencial de la herramienta y comenzaron a pensar el futuro. Porque no se trata de una nueva red social, sino que de otra forma de visualizarlas, de darles otra utilidad. En resumen: reconocimiento facial + redes sociales + realidad aumentada.

RedWriteWeb lo vende como el “creepy, super cool future of smartphones & social networks“: asusta, pero es imposible no imaginar el éxito que podría tener una herramienta como esta.

2. Pagos sociales con Dwolla

Dwolla es una especie de PayPal pero con dos características. La que no nos importa se trata de que cobra sólo 25 centavos por transacción, y la que nos importa es su integración con Twitter.

Hasta unos meses pensaba que Square causaría una revolución, pero la propuesta de Dwolla es mejor porque elimina el concepto de tarjetas de crédito y permite traspasar dinero a través de las redes sociales.