Twitter ya estaba en Borges

Es cierto y está comprobado. En Twitter la información incorrecta llega más lejos y de manera más rápida que la corrección de esa información, como lo demuestra el gráfico.

correctionPero también hay otra verdad y que probablemente no se pueda llevar a un campo cuantitativo para demostrarlo. Puede que todavía no sea así, pero intuyo que será una cuestión de tiempo: si en Twitter está A, también está -A; si en Twitter está la afirmación, también está la negación, y así sucesivamente, con lo que quiero decir que, por ejemplo, un periodista dedicado podrá encontrar la confirmación de un rumor pero también su desmentido.

Captura de pantalla 2013-07-18 a la(s) 23.16.40

Escribe el argentino Jorge Luis Borges en el cuento La biblioteca de Babel:

De esas premisas incontrovertibles dedujo que la Biblioteca es total y que sus anaqueles registran todas las posibles combinaciones de los veintitantos símbolos ortográficos (número, aunque vastísimo, no infinito) o sea todo lo que es dable expresar: en todos los idiomas. Todo: la historia minuciosa del porvenir, las autobiografías de los arcángeles, el catálogo fiel de la Biblioteca, miles y miles de catálogos falsos, la demostración de la falacia de esos catálogos, la demostración de la falacia del catálogo verdadero, el evangelio gnóstico de Basilides, el comentario de ese evangelio, el comentario del comentario de ese evangelio, la relación verídica de tu muerte, la versión de cada libro a todas las lenguas, las interpolaciones de cada libro en todos los libros, el tratado que Beda pudo escribir (y no escribió) sobre la mitología de los sajones, los libros perdidos de Tácito.

La primera reacción tras saber que la biblioteca lo contenía todo fue una “extravagante felicidad”:

Todos los hombres se sintieron señores de un tesoro intacto y secreto. No había problema personal o mundial cuya elocuente solución no existiera: en algún hexágono. El universo estaba justificado, el universo bruscamente usurpó las dimensiones ilimitadas de la esperanza.

Luego, sin embargo, hubo una “depresión excesiva”:

La certidumbre de que algún anaquel en algún hexágono encerraba libros preciosos y de que esos libros preciosos eran inaccesibles, pareció casi intolerable.

Y así aparecieron diversas reacciones frente a la tentación de transformar la biblioteca en algo accesible. Unos querían generar un cánon para poder aprovechar esos libros preciosos, lo que fue prohibido por la autoridad ya que era demasiado azarosa la tarea. Otros, en cambio, creyeron que la opción era “eliminar las obras inútiles”. Ellos, sin embargo, cayeron en dos errores: la inútil y limitada acción de los humanos frente a la casi infinitez de la biblioteca y la presencia de obras tan semejantes que prácticamente contienen a las obras eliminadas.

Uno: la Biblioteca es tan enorme que toda reducción de origen humano resulta infinitesimal. Otro: cada ejemplar es único, irreemplazable, pero (como la Biblioteca es total) hay siempre varios centenares de miles de facsímiles imperfectos: de obras que no difieren sino por una letra o por una coma.

El problema, claro, es que un lugar donde existe A y -A no sirve de guía. Al final, lo que ocurre es que cada uno encuentra lo que busque. Frente a esto, algunas personas tomaron diferentes actitudes. Unos se dedicaron a buscar el “libro total” y otros simplemente la llamaron “biblioteca febril” por su desorden.

Al parecer, en La biblioteca de Babel ya estaba Twitter, su creación y la reacción que generaría en todas las áreas del conocimiento. ¿Muy lejano de la realidad decir que Twitter lo inventó en realidad Jorge Luis Borges?

Redes sociales y medios: El problema es el diseño, no el miedo

Ya parece un cliché explicar en el miedo la incapacidad de los medios tradicionales de involucrar a las redes sociales en su trabajo periodístico. Algunos directores y editores todavía las desprecian, lo que es una pena porque en muchos casos es gente con trayectoria (íconos, leyendas del periodismo) con una actitud poco profesional al final de sus carreras de no querer actualizarse. Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de otro problema.

A esta altura el problema no es ideológico (miedo, estrategia, falta de recursos). El problema, creo yo, es la ignorancia, dentro del saco del cual yo mismo me incluyo. Y con ignorancia no me refiero a la inexperiencia en el uso de las redes sociales: he conocido algunos periodistas bastante hábiles en el manejo de sus cuentas de Twitter, pero que, puestos a administrar la cuenta de un medio, actúan de manera conservadora, replicando las prácticas tradicionales de los medios.

La ignorancia a la que me refiero tiene que ver con el diseño. No al look&feel, claro, sino que a la estructura definida con la que se recibirán y visualizarán los aportes de, por ejemplo, los actores presenciales. Y en esto, en la ignorancia con respecto al diseño, estamos todos los periodistas del mundo, sólo que algunos tenemos más tiempo para experimentar a pesar de que muchas veces sepamos que lo que estamos haciendo no sea lo definitivo, concientes de que problablemente se justificará una vez y luego pasará de moda.

pope

¿Cómo se muestra la colaboración? A través de la cuenta de Twitter de un medio, por ejemplo, podemos hacer una pregunta y luego retwittear algunas de las respuestas, pero ¿y qué? ¿en qué aporta? Clay Shirky dice: “Participar es actuar como si tu presencia importara, como si tu respuesta fuera parte del evento”. Ese debería ser el objetivo y ese es el punto donde el diseño puede aportar soluciones.

Un ejemplo

En un hecho poco común, durante enero de este año en Santiago llovió mucho más de lo que llueve durante el verano. El fenómeno provocó rodados en San José del Maipo, donde  se encuentra el suministro de varios sectores en Santiago. El agua finalmente sufrió problemas higiénicos y Aguas Andinas terminó por comunicar cortes durante el día siguiente.

El hecho se comunicó el día lunes durante la madrugada y suponía que el servicio se repondría el martes a eso de las 24:00. Sin embargo, desde el miércoles a las 06:00 los usuarios reportaban que todavía no contaban con el suministro. Como lo resumió un editorial de La Tercera, “la información entregada a menudo fue incompleta o tardía, lo cual generó confusión entre la ciudadanía. En muchos lugares, los cortes comenzaron antes del horario anunciado y también se produjeron suspensiones de suministro en sitios que no habían sido advertidos”.

Comenzamos a ver a través de Twitter que los usuarios reportaban el incumplimiento de la empresa proveedora. Por supuesto, esto habría dado para una nota tradicional bajo el título “Usuarios de Twitter reportan corte de agua fuera del plazo estipulado por Aguas Andinas” o algo semejante, seguido por un par de tweets elegidos arbitrariamente como ejemplo y puestos en contexto.

Sin embargo, quisimos hacer algo distinto, que aportara información relevante, y así fue como nos pusimos a agregar manualmente en un Google Maps todos los reportes que contuvieran una localización más o menos precisa. El resultado se vio algo así (lamentablemente wordpress.com no me permite insertar mapas pero de todas formas puedes revisar el original).

Captura de pantalla 2013-07-06 a la(s) 20.30.32

Algunas de las colaboraciones simplemente las recogimos de usuarios que habían compartido la información a Twitter sin un objetivo específico y otras las recibimos después de haber hecho la pregunta.

Así, al observar el mapa se podía obtener información distinta, como la identificación de toda una zona sin agua en Peñalolén y La Reina y otra con agua en Santiago Centro.

zonas

Otro fenómeno que nos llamó la atención fue que algunas veces una calle podía hacer la diferencia entre contar o no con el suministro, como ocurría con Cristóbal Colón en Las Condes.

Captura de pantalla 2013-07-06 a la(s) 21.13.33

Este tipo de información sólo fue posible gracias a los aportes de los usuarios de Twitter y a la visualización a través del mapa.

Otras visualizaciones

Los mapas son un ejemplo claro y simple, pero también existen otras visualizaciones que permiten obtener información. Por ejemplo, los formatos wiki, Storify y Ushahidi son otras estructuras que permiten visualizar aportes y contribuciones de los usuarios.

La pregunta del momento no es si queremos o no sumarnos a los testimonios y a hacer preguntas a través de las redes sociales. La pregunta está en que, una vez que nos volquemos, cómo le daremos el status que corresponde a esas colaboraciones y cómo aportaremos algo más allá de lo que Twitter o Facebook pueden hacer por sí mismos.

P.D.: Agradecimientos a Rigoberto Jofré, Francisca Quezada y Javiera Arrate que colaboraron elaborando y después manteniendo el mapa vivo durante más de un día.

Reacciones 

State of the News Media 2012: El auge de las redes sociales para los sitios de noticias

Algunas conclusiones de The State of the News Media 2012.

1. La labor del Community Management no es tan importante como generar contenido compartible. En el caso de Facebook, de la gente que entra a una noticia el 70% lo hace por recomendación de un familiar o amigo.

2. Las redes sociales representan el cuarto origen de acceso a los sitios de noticias. Sin embargo, su alza ha sido rapidísima: “If searching for news was the most important development of the last decade, sharing news may be among the most important of the next”.

3. A diferencia de los otros tipos de usuarios (que acceden principalmente a través de escritorio), los usuarios que acceden muy seguido a los sitios de noticias desde las redes sociales usan los dispositivos de manera similar.

Vía.

Cómo usan Twitter los medios de noticias de EE.UU.

¿Cuántas cuentas usan?

En promedio cada medio tiene 41 cuentas. Sin embargo, el número varía harto. El Washington Post, por ejemplo, tiene 98.

¿Qué twitean?

El 93% de sus tweets son enlaces a alguna página de su sitio. Sólo un 2% corresponde a búsqueda de información y un 1% son retweets de otras cuentas distintas a las del medio.

¿Y los periodistas? ¿Usan mejor la herramienta?

No tanto. Un estudio hecho con los periodistas más seguidos de los 13 casos de estudio demuestra que un 3% de los tweets fueron para pedir información y un 6% retweets de ajenos al medio en el que trabajan.

Vía.

José Luis Orihuela: Redes sociales y la gestión del tiempo de los periodistas

Ver: Minuto 4 Segundo 54.


Lo que reflejan sus conversaciones es la preocupación por un horario profesional que ya es lo suficientemente exigente y está lo suficientemente bloqueado entre mil tareas como para además tener que dedicar tiempo a la gestión de la propia imagen y la gestión de las fuentes en las redes sociales.

Yo lo que les digo es que un periodista no puede decir que no tiene tiempo para organizar a las fuentes. Lo que tenemos que hacer es organizar de otra forma nuestra dieta informativa, el menú cotidiano de fuentes. porque tenemos las herramientas  más poderosas y más sofisticadas para hacer ese filtrado profesional de información.

¿Y ahora qué hacemos? Twitter revela detalles de su aplicación para Google TV

Twitter acaba de anunciar oficialmente las características que tendrá su aplicación para Google TV. Y aunque muchos se cuestionaban qué aspectos se reducirían para la versión de televisión, Twitter sorprendió con sus respuestas: casi ninguna.

Tal como afirman en el blog, tendrá “la mayoría de las características y funcionalidades que esperarías”.

De manera más detallada, explican:

Por ejemplo, puedes visitar una URL o clickear un hashtag para buscarlo en Twitter. Si un usuario es mencionado, puedes visitar su perfil para ver sus tweets o seguirlo. Y si hay un link a una foto o un video, puedes ver una versión en miniatura. Haciendo click encima de ella, entrarás al sitio y podrás ver una versión más grande de la foto o el video.

La plataforma de Google TV será lanzada por Logitech en una versión adaptable a los televisores actuales y por Sony en una pantalla diseñada especialmente.

¿Y qué hacemos?

Puede que el mejor ejemplo de lo visto hasta ahora sea la entrega de los MTV Video Music Awards 2010. A través de la integración con Twitter y el internet móvil, lograron acumular 11,4 millones de espectadores durante la transmisión, un 27% más que el año anterior. Sólo la versión móvil del sitio recibió 1,2 millones de visitas el día anterior y 1,8 el mismo día, un aumento del cuádruple y el triple respectivamente en comparación con el año anterior.

Así era la pantalla en la que integraban los resultados en Twitter durante los VMA 2010.

¿La razón? Integración con redes sociales en vivo y en directo. Tal como señalan en un comunicado de prensa, utilizaron Twitter para contar la cantidad de menciones de cada candidato.  Los resultados iban apareciendo en vivo en una pantalla mientras transcurría el espectáculo.

“Mientras más popular es una persona o un premio, sus imágenes aparecerán más grande con la persona más popular moviéndose hacia el centro”, explican.

Además de Twitter, firmaron convenios con Verizon y Yahoo! y utilizaron Foursquare y Rock Band para promocionar el evento.

Aquí en Chile

Las relaciones entre Twitter y la televisión son todavía informales. Un buen ejemplo es Soledad Onetto twitteando en comerciales.

En Chile, a pesar de no contar con una penetración tan alta de internet como en los países del primer mundo, los  canales hacen intentos por integrar las redes sociales.

Twitter, por ejemplo, se ha transformado en una especie de mínimo exigible para los periodistas televisivos. De hecho, dentro de los más populares e influyentes figuran sobre todo profesionales del mundo de las noticias, como Soledad Onetto o Mauricio Bustamante. En Estados Unidos, en cambio, el mundo de la entretención lleva la delantera, con personajes como Justin Bieber, Ashton Kutchner o Lady Gaga entre los más populares e influyentes.

Es probable que tenga que ver con que los periodistas de noticias no son “exportables”. Sin embargo, la integración que ya se vive en nuestra televisión  -todavía modesta, en espacios como los comerciales- nos permite ser optimistas con respecto a lo que pueda ocurrir en el futuro. Al menos la televisión no le ha cerrado las puertas a las redes sociales, lo cual es imposible de afirmar en otras plataformas, como la impresa.

Diarios con medallas para enganchar: “La gente quiere ver su cara en los sitios web”

Cosas así explican por qué el Huffington Post sólo es sobrepasado por el New York Times en cuanto al tráfico de sitios de noticias en EEUU.

El segundo tiempo de los medios en internet sigue jugándose fuera de la cancha de la información. Leo que el Philadelphia Inquirer y philly.com se asocian con Badgeville para comenzar a entregar medallas (badges) por leer, comentar y compartir noticias.

Badgeville obtuvo el primer lugar en el TechCrunch Disrupt de este año y está formado por los creadores de Farmville, el enviciante juego de Facebook que tiene más de 85 millones de usuarios.

El sistema de medallas ya lo usa el Huffington Post desde abril de este año. Las medallas fueron popularizadas por Foursquare, la red social de geolocalización.

En Nieman Journalism Lab publicaron una buena entrevista a Kris Duggan, el CEO de Badgeville.

Además de vender su producto, el CEO de Badgeville le da un par de tips a los diarios para mejorar su tráfico.

La premisa es que en tiempos de Twitter y Facebook los “home” de los sitios de noticias se vuelven cada vez más irrelevantes. Además, aparte de la cantidad de visitas y de los clicks, cada vez importa más el enganche de la audiencia con el sitio a través de estadísticas como cuánto tiempo se quedan en el sitio y cuán seguido regresan.

Duggan dice que no tiene sentido que un sitio deba simplemente agregar widgets o botones de Facebook en su sitio. “Sólo estás promoviendo Facebook, que es algo así como tu competencia”, dice. Y como la idea no es esa, lo que propone es utilizar las mismas tácticas que utiliza Facebook para volver su sitio tan atractivo. Trabajar con incentivos.

“De verdad creo que la gente quiere ver su cara en los sitios web”, dice.

El “lado oscuro” de esta clase de mejoras es el sentimiento de los periodistas. Detrás de las noticias existe un trabajo (la mayoría de las veces) profesional, así que es legítimo que se pregunten si no sería mejor invertir más en el reporteo o la calidad que en sistemas como el de Badgeville. Duggan responde diciendo que ningún sitio se mantendría por sí solo gracias a las medallas. De hecho, asegura que un sitio de noticias que implementa este sistema necesita contar ya con una comunidad importante.